A Laura la música ha estado acompañándola durante toda su vida. Desde que tiene memoria, en su casa siempre han estado sonando canciones de fondo en su vida diaria.

La música siempre estaba presente así y le hacía sentir muy bien, así que decidió explorar esta disciplina, y se apuntó en 2010 a clases de canto en el centro cívico de las Delicias. Allí tuvo la inmensa suerte de conocer a Alizia Romero, que le enseñó a amar todavía más la música, aprender sobre técnica vocal y divertirse mientras cantaban.

A partir de allí, no se ha vuelto a alejar de Alizia, que ha contado con ella para varios proyectos musicales. El más importante es Las chicas del Góspel, proyecto del que está completamente enamorada y agradecida.

Sus puntos fuertes a la hora de cantar se caracterizan por tener una voz segura y trabajada. Le gusta esforzarse y disfruta enormemente estudiando para sentir que aporta confianza a la voz y al grupo.

Además de la música, trabaja como terapeuta ocupacional y es madre. En todo lo que es, le gusta rodearse de música y transmitir la emoción y pasión por ella.

F
F